Boletín informativo de
NHK World

Comentario: El significado del Premio Nobel de la Paz de este año

El Premio Nobel de la Paz de este año se concederá a la Campaña Internacional para la Abolición de Armas Nucleares, o ICAN por sus siglas en inglés. La ceremonia tendrá lugar el domingo en Oslo, la capital de Noruega. Se reconoce al grupo por su papel a la hora de promover el Tratado de la ONU sobre la Prohibición de Armas Nucleares adoptado en julio y respaldado por más del 60 % de los miembros de Naciones Unidas. Sin embargo, Estados con arsenal nuclear y países que están protegidos por estos, como Japón, se oponen. En el Comentario de hoy le pedimos a Akira Kawasaki, miembro del Grupo Internacional de Dirección del ICAN, que nos hable del significado del premio.

Es un gran honor, dice Kawasaki, pero, al mismo tiempo, es un asunto de gran responsabilidad, ya que significa que deben trabajar más activa e intensamente para conseguir su objetivo de abolir las armas atómicas.

Cuando iniciaron esta campaña, en la que pedían un tratado para prohibir el armamento nuclear, muchos de los que se consideran "realistas" decían que no se podía conseguir un hito así en un futuro previsible, pero lo cierto es que sí lo lograron.

Antes del Tratado, las armas nucleares se consideraban un símbolo de poder, mientras que ahora son ilegales. Por ello, continúa diciendo el invitado, quienes posean estas armas o dependan de ellas en políticas de seguridad, como Japón, llevarán sobre sus hombros una gran presión política, económica y social.

Aunque puede que los Estados con armamento nuclear no se adhieran al Tratado en un futuro cercano, el analista cree que no podrán vivir con él durante mucho tiempo al tener una presión tan fuerte y normativa.

El Gobierno nipón ha dicho públicamente en repetidas ocasiones, en las ceremonias de conmemoración de los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, que Japón es una nación que aboga por un mundo sin armas nucleares. E incluso ha llegado a decir que lleva la delantera en esta iniciativa. Pero lo cierto, dice el invitado, es que ni siquiera participó en el debate para crear el Tratado.

Por eso, a Kawasaki le gustaría que esta ceremonia del Premio Nobel de la Paz fuera el punto de partida para que los ciudadanos japoneses revisen y reconsideren la postura de su nación sobre las armas atómicas.

Si Japón sostiene que tiene que protegerse de Corea del Norte por medio del armamento nuclear del que dispone Estados Unidos y se acepta este tipo de lógica, el invitado cree que otros muchos Estados empezarán a decir lo mismo. Y en consecuencia eso hará que el mundo se llene de estas armas. Así las cosas, cabe preguntarse si será un mundo seguro. La respuesta, sostiene el invitado, está muy clara.

Es cierto que Corea del Norte supone una amenaza nuclear, pero por eso mismo debemos trabajar para lograr la prohibición y eliminación total de ese armamento.

Puesto que este Tratado ha sido fruto, entre otros, de los esfuerzos de la sociedad civil en colaboración con varios Gobiernos, la Cruz Roja Internacional y el Movimiento de la Media Luna Roja, el analista dice que podrán cambiar el mundo. Si nos plantamos y tomamos medidas ante la existencia de estas armas tan perjudiciales, el analista dice que podremos revertir la situación. Y así lo atestiguan los esfuerzos que ha realizado en el pasado la ICAN y que ha reconocido el Comité Nobel en esta ocasión.
#.Volver a TITULARES
(c)NHK